Lupa de Contraloría a regalías en Chocó

Foto archivo

La Contraloría General de la República le puso la lupa a los indicadores sociales en el departamento del Chocó por el rezago que muestran las obras a las que se destinaron recursos provenientes del Sistema General de Regalías, pues el temor es que se conviertan en ‘elefantes blancos’.

Según el contralor Carlos Felipe Córdoba, al cierre de 2018 había 26 proyectos con inversiones por $88.173 millones financiados con recursos de regalías.

Al terminar la vigencia pasada, sin contratar había dos proyectos de regalías por $199 mil millones en los sectores de agricultura y desarrollo rural, los que a su juicio “no advierten un impacto social positivo” dijo al intervenir en el foro ‘Justicia abierta, multiculturalidad y transparencia’, organizado en Quibdó por el Consejo de Estado.

Córdoba explicó que entre 2012 y 2018 el departamento del Chocó se benefició de 280 proyectos con cargo al Sistema General de Regalías por $728.750 millones.

También dijo que hay mirar con lupa el desarrollo de los proyectos aprobados por el Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) Regional Pacífico por $20.661 millones.

De esos recursos, $8.747 millones irían a los Planes de Ordenamiento Territorial de varios municipios.

“Me preocupa particularmente la construcción de la primera etapa de la Universidad Tecnológica del Chocó en la provincia de San Juan de Istmina, donde se han comprometido $5.136 millones del Fondo de Compensación Regional y todavía no se ha terminado”, afirmó el funcionario.

A estas alturas ese proyecto debería estar ejecutado, pero su avance físico está en el 89,97% y su avance financiero es del 80,36%.

También se refirió a la construcción del Sistema de Masificación de gas natural de Istmina, Tadó, Unión Panamericana y Condoto, financiado por el Fondo de Compensación Regional por $18.000 millones.

Y le pidió a los chocoanos “estar atentos” a la inclusión en el Plan Nacional de Desarrollo de los próximos cuatro años de recursos por $14,3 billones para invertir en programas y proyectos prioritarios que serán incluidos en el Plan Plurianual de Inversiones (PPI).