Familias cambian prioridades en pago de créditos por la pandemia

Freepick

En medio de la pandemia, los colombianos dieron prioridad a los pagos de los créditos de vivienda sobre los créditos de vehículo y las tarjetas. Así lo señala un estudio TransUnion, empresa mundial experta en análisis de consumo.

En Colombia, el estudio descubrió que la jerarquía de pagos de los consumidores cambió durante la pandemia. Mientras que los consumidores colombianos mostraban una prioridad pequeña pero consistente hacia las tarjetas de crédito antes de la pandemia, se evidenció una clara preferencia hacia los pagos de los créditos personales durante la pandemia.

El informe analizó a los consumidores que tienen crédito de vivienda, crédito de vehículo y tarjeta de crédito en sus portafolios. Los consumidores colombianos que tienen estos tres productos se comportan como lo indica la jerarquía de pagos convencional, según la cual la hipoteca siempre se paga primero, luego el vehículo y por último la tarjeta de crédito.

Desde que comenzó la pandemia la prioridad hacia los créditos de vivienda sobre los otros productos de crédito se ha vuelto más marcada. El diferencial de tasas de morosidad -la diferencia entre la tasa de mora de 30 días o más a los 12 meses de tarjeta y vivienda- era 2,3 puntos porcentuales en tercer trimestre del 2020 a favor de los créditos hipotecarios frente a 1,5 puntos porcentuales en el tercer trimestre de 2019. Es decir, la tasa de mora de 30 días o más a los 12 meses de tarjeta pasó de ser 4.75 veces mayor a la de vivienda en tercer trimestre de 2019 a ser 8 veces mayor en el mismo periodo de 2020.

Preferencia

Sostiene el informe que este cambio en la preferencia de los consumidores hacia una mayor prioridad en los pagos de los créditos de vivienda, podría atribuirse en parte al crecimiento en el valor de la vivienda en los últimos años, lo que lleva a que los consumidores colombianos protejan el valor acumulado de su vivienda en medio de un fuerte mercado inmobiliario en todo el país.

Además, las percepciones de los consumidores sobre las consecuencias negativas de la morosidad también pueden ser un factor impulsor de este cambio. Si bien la mayoría de los consumidores colombianos (68%) espera un impacto negativo en su puntaje crediticio por no realizar un pago de su tarjeta de crédito, existe un temor significativo a que el incumplimiento de un pago de su crédito de vehículo o de su hipoteca pueda dar lugar al embargo del activo. En el caso de los consumidores con un crédito de vehículo, el 29% cree que su vehículo puede ser embargado si se retrasa 30 días en el pago. Del mismo modo, el 27% de los consumidores cree que su casa podría ser embargada si se retrasa en los pagos.

Virginia Olivella, directora de Investigación y Consultoría para TransUnion en América Latina, dijo que “el riesgo de perder el vehículo o la casa parece ser la principal causa detrás de las decisiones de pago de los consumidores. Durante la pandemia, los subsidios por parte del gobierno y programas de alivios financieros por parte de las entidades proporcionaron a los consumidores un flujo de caja y flexibilidad en sus créditos tan necesarios para los consumidores.

Impacto

A medida que los efectos de la pandemia persisten, los consumidores colombianos se ven obligados a quedarse en sus casas para estar seguros, a trabajar desde su casa para seguir empleado y a utilizar sus propios vehículos para evitar el transporte público. Esta dinámica está impulsando las opciones y preferencias de los consumidores a favor de los pagos de los créditos hipotecarios y de vehículo".

De otro lado, cuando se analiza la dinámica de la jerarquía de pagos para consumidores que solo tienen una tarjeta de crédito en su portafolio y al menos un crédito personal, los resultados cambian. En particular, en Colombia estos consumidores mostraban una prioridad clara hacia la tarjeta antes de la crisis (mayor a la observada para consumidores con más de una) y esta prioridad se mantuvo durante la pandemia. Por otro lado, en algunos países donde incluso consumidores con una sola tarjeta en su billetera y al menos un crédito personal priorizaban su crédito personal frente a su tarjeta antes de la pandemia, se observó un cambio en la jerarquía de pagos durante la pandemia, cuando la tarjeta se volvió prioridad.