Regulación de armas traumáticas al banquillo

Fotomontaje El Nuevo Siglo

El Ministerio de Defensa tiene listo el decreto que regula el uso de armas traumáticas en el país, las cuales estarían sometidas a las mismas normas que las de fuego.

La cartera de Defensa publicó algunas cifras con las que justifica la expedición del decreto: en 2019 se incautaron 3.804 armas traumáticas; en 2020, 5.478 y para lo corrido de 2021 se han incautado 6.569, lo que representa un incremento del 105% en comparación con todo el 2018, cuando se habían incautado 3.201 armas traumáticas.

El senador y precandidato presidencial Rodrigo Lara, quién radicó la iniciativa que establece nuevos mecanismos de control y trazabilidad por parte del Estado sobre las armas de fuego y sus municiones, se manifestó a favor de regular el uso de este tipo de armas traumáticas o de fogueo.

“No creo que las armas de letalidad reducida se deban disminuir y menos aún cuando es el único método de defensa de muchas mujeres. Lo que pasa es que hay diferentes categorías de estas armas: hay unas que no se pueden vender al público, porque son armas, y hay otras que sí. Hay unas que se le pueden vender a las empresas de seguridad, y hay armas de fogueo que, en teoría, no son letales, pero si usted dispara muy cerca a la persona puede ser letal. Todo esto debe reglamentarse por parte de expertos. En todo caso, todas las armas de fogueo que circulen deberán tener un color especial, no pueden parecerse a las armas de verdad para que (no) intimiden y las usen para cometer delitos”, expresó Lara.

Pero también se encuentran voces que no están de acuerdo con esta medida reglamentaria, que empezaría a tener vigencia durante este mes. Por ejemplo, traen a colación el perjuicio que se puede ocasionar a los comerciantes de estos artículos.

Uno de ellos es el representante conservador, Juan Carlos Wills, quien aseguró en varios medios que esta medida es una improvisación del Gobierno “toda vez que se dieron permisos, autorizaciones y permisos a bastantes empresarios para importar armas traumáticas y que hoy ellos las tienen en bodega, sin posibilidad de ningún comercio por el pánico que está generando el decreto”.

El parlamentario señaló que “… los resultados de inseguridad no se manifiestan frente al uso de las armas traumáticas, toda vez que apenas el 0,4% de las armas que están decomisadas en Colombia han sido incautadas en hechos delictivos”. 

Agregó que “las personas que utilizan ese tipo de armas para defenderse seguramente son las afectadas por este tipo de medidas por el Gobierno nacional”.