Seis candidatos pero solo dos con opción para gobernar Bolivia

ENS

Siete millones de bolivianos irán mañana a las urnas para elegir a su próximo presidente, en medio de restricciones sanitarias por el nuevo coronavirus, una economía muy deprimida, y por primera vez en dos décadas, sin el expresidente Evo Morales como candidato, a pesar de que su partido Movimiento al Socialismo (MAS) postuló a su delfín Luis Arce.

La carrera por la primera magistratura inició con 10 candidatos y aunque en este momento se mantienen 6, analistas consideran que solamente dos de ellos tienen una posibilidad real de ganar las elecciones.

Entre los aspirantes iniciales que han decidido abandonar la contienda vale mencionar a la actual presidenta Jeanine Áñez y al expresidente Jorge “Tuto” Quiroga quienes, según afirmaron, decidieron hacerse a un lado con el fin de no dividir a la opinión y evitar el regreso al poder del MAS y los exfuncionarios de Morales.

Según la última encuesta de intención de voto realizada, Arce lidera en la primera ronda con un 42,2% lo que lo ubica por delante del expresidente Carlos Mesa quien cuenta con un 33,1% de apoyo popular diferencia que irremediablemente obligaría a la realización de una segunda vuelta en noviembre, considerando que La Constitución y la ley electoral bolivianas establecen que para ganar en primera vuelta se debe obtener el 50% más uno de los votos, o al menos el 40% con una ventaja de diez puntos porcentuales por encima del segundo más votado.

Como tercero aparece el líder cívico Luis Fernando Camacho, con un 16,7%, mientras que los tres candidatos restantes no obtienen un porcentaje superior al 3%

 

Luis Arce

 

Considerando que Morales no puede postularse en las elecciones presidenciales, el exmandatario eligió a Arce como su reemplazo para la candidatura del MAS.

El ungido se desempeñó como ministro de Finanzas durante la mayor parte de los casi 14 años de mandato de Morales, y dejó el cargo por solo un año para lidiar con una enfermedad.

A Arce se le atribuye el haber llevado a Bolivia a través de un auge económico en el que el país promedió un crecimiento del PIB del 4.9% anual entre 2006 y 2018, así como por ser el artífice de las políticas económicas de Morales.

David Choquehuanca, ministro de Relaciones Exteriores de Morales de 2006 a 2017, es la fórmula vicepresidencial  de Arce, aunque inicialmente se pensaba que sería el candidato después de que la colectividad lo nominara, pero no recibió el guiño del expresidente a pesar de que pertenece al grupo indígena aymara, como lo es Morales, y es conocido como un gran defensor de los derechos indígenas.

Pese a lo anterior el expresidente Morales insistió en que Arce era la persona adecuada para liderar el partido lo que dejó el boleto Arce–Choquehuanca como la autoproclamada “combinación de conocimiento científico y conocimiento milenario, la unidad del campo y la ciudad”, aunque la identifican más con el continuismo y la radicalidad.

 

Carlos Mesa

 

Periodista, historiador y expresidente, Mesa encabeza la candidatura presidencial por la Comunidad Ciudadana (CC), con el abogado Gustavo Pedraza como compañero de fórmula. Mesa lideró la lista de CC en las elecciones de octubre de 2019, superando las encuestas previas a las elecciones y ganando el 36,5% de los votos.

En 2003, el entonces vicepresidente Mesa ascendió a la presidencia de Bolivia luego de que su predecesor Gonzalo Sánchez de Lozada fuera obligado a renunciar en medio de protestas.

Después de 20 meses en el cargo, Mesa corrió una suerte similar y renunció en 2005.

En ese momento el presidente de la Corte Suprema de Bolivia se desempeñó como presidente interino durante poco más de siete meses hasta que Morales asumió el cargo por primera vez en enero de 2006 y permaneció allí por casi 14 años siguiendo el ejemplo de mandatarios de su misma línea.

Mesa nunca reconoció las elecciones de octubre pasado e instó a sus seguidores a permanecer en las calles, en protesta pacífica, contra lo que describió como un fehaciente fraude electoral y pidió nuevas elecciones (sin Morales).

La campaña de Mesa de 2019 enfatizó en el fortalecimiento de las instituciones democráticas en Bolivia y priorizó las medidas anticorrupción. En esta ocasión Mesa dará  prioridad a la creación de empleo y afirmó que “para recuperar los puestos de trabajo que se perdieron como consecuencia de la pandemia y generar nuevos, necesitamos inyectar recursos económicos a las empresas y familias”.

 

Otros candidatos

 

El candidato Luis Fernando Camacho encabeza la candidatura de la coalición Creemos. El líder cívico católico es del este del departamento de Santa Cruz, la sede del sentimiento anti-Morales desde hace mucho tiempo y que votó para otorgarse más autonomía de La Paz durante un momento particularmente tenso a fines de la década del 2000.

Camacho fue una figura fundamental en el movimiento de protesta contra Morales que surgió tanto antes como después de las elecciones de octubre de 2019. Lideró un movimiento para "traer la Biblia de regreso al palacio de gobierno", una réplica directa a las medidas de Morales para poner a la Pachamama andina en el centro de la identidad nacional, e hizo precisamente eso cuando ingresó al palacio en los días posteriores a los que Morales dejó el cargo.

Por otra parte está el pastor evangélico Chi Hyun Chung, que ocupó un sorprendente tercer lugar en las elecciones de octubre de 2019 con el 8,8% de los votos, se presenta nuevamente, esta vez con el partido Frente por la Victoria después de su antiguo partido, el Demócrata Cristiano se unió a la coalición Creemos pero que esta ocasión no marca más del 3% en las encuestas.

En las elecciones del año pasado, el surgimiento del candidato conservador nacido en Corea del Sur se debió a la capacidad de reunir partidarios en torno a su mensaje contra la ideología de género y anti LGBT.

 

Cábalas

 

La polarización generada por la elección ha llevado a que incluso haya quienes recurran a la adivinación para establecer quién será el elegido.

En una pequeña mesa el chamán aymara Juan 'Tres Estrellas' lee las hojas de coca, un ritual tradicional que le permite conocer anticipadamente la identidad del próximo presidente de Bolivia.

A las puertas de la crucial elección de mañana, el chamán o 'yatiri' cuenta que sus clientes, que normalmente le consultaban por trabajo o amor, le han preguntado insistentemente sobre los resultados de la votación.

Y agrega que las hojas de coca le han dado casi siempre la misma respuesta: "va a ganar el MAS", pero no clara si lo hará sólo en la primera vuelta como anticipan todos los sondeos.

Finalmente la “yatiri” Francisca vaticina que Evo volverá al país su el MAS gana.