Formalizan solicitud para un año más de Misión de ONU

Foto cortesía Cancillería

Se formalizó la solicitud para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas renueve por otro año el mandato de la Misión de Verificación en Colombia.

Para tal efecto, el canciller Carlos Holmes Trujillo se reunió en Nueva York con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

“Acabo de reunirme con el Secretario General de la ONU en compañía de Guillermo Fernández de Soto, embajador ante la organización, entregamos la nota diplomática que le dirige el presidente Duque solicitando la ampliación de la presencia en Colombia de la Misión de Verificación de la Organización de las Naciones Unidas; además, insistimos en la importancia del papel del secretario ayudando a construir los consensos institucionales que ha planteado el presidente Duque en su política de paz con legalidad; y le informamos lo que es la posición de Colombia en el grupo de lima para que Venezuela pueda vivir en democracia y libertad”, dijo el Canciller.

Hoy, a partir de las 9 de la mañana, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York el jefe de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, presentará su informe trimestral al Consejo de Seguridad.

En el informe, que será leído por el secretario Guterres, la organización entrega un balance sobre los avances en la implementación del Acuerdo de Paz referidos a la reincorporación económica, social y política de los y las excombatientes de las Farc, sus garantías de seguridad y las de sus familias, así como las garantías para las comunidades más afectadas por el conflicto. En el informe, que cubre el período del 27 de marzo al 26 de junio de 2019, se incluyen observaciones para continuar en la consolidación de la paz en Colombia.

Según lo que se ha conocido del informe, Guterres destacará que “el Gobierno declaró que los 2.360 excombatientes de las Farc-EP restantes que no pudieron ser contactados para la encuesta no necesariamente habían abandonado el proceso de reincorporación y un total de 11.018 reciben un subsidio mensual básico”. Además, de los exmiembros de las Farc-EP en este registro, se identificó que más de 7.000 viven fuera de los ETCR en nuevos asentamientos rurales más pequeños o en áreas urbanas en donde adelantan su proceso de reincorporación.

Hasta el momento se han establecido nueve mesas departamentales de reincorporación y 24 comités locales, lo que ha promovido la coordinación entre actores locales para apuntalar acciones a los esfuerzos de reincorporación.

Guterres aseguró que los avances en la reincorporación de exmiembros de las Farc-EP reducirán la vulnerabilidad de los excombatientes a ser reclutados por grupos ilegales y que los dirigentes del Gobierno y de la Farc tienen la responsabilidad de ofrecer oportunidades económicas y un liderazgo efectivo, respectivamente. Asimismo, hace hincapié sobre la importancia que los líderes de Farc den ejemplo, contribuyan activamente al esclarecimiento de la verdad y cumplan su compromiso con el proceso.

En relación con las garantías de seguridad, para Guterres “es profundamente preocupante que, desde la firma del Acuerdo de Paz, la Misión haya verificado la muerte de 123 excombatientes, además de 10 desapariciones y 17 tentativas de homicidio. Durante el período sobre el que se informa, se produjeron 14 asesinatos de exmiembros de las Farc-EP, entre ellos el segundo homicidio registrado de una mujer excombatiente, Lucero Jaramillo Álvarez, que tuvo lugar el 4 de abril en Putumayo”.

El informe reseña los casos de Dimar Torres en Norte de Santander y de Jorge Enrique Corredor Gonzalez, conocido como ‘Wilson Saavedra’, en Valle de Cauca.

Sobre este mismo asunto, el informe destaca las medidas y acciones recientemente anunciadas por el Gobierno que buscan articular los esfuerzos institucionales para “reforzar la seguridad de los exmiembros de las Farc-EP” dentro y fuera de los ETCR. El Secretario General reiteró que “la implementación urgente de garantías de seguridad integrales y la intensificación de los esfuerzos para desmantelar los grupos ilegales y las estructuras criminales, que suponen una grave amenaza para las comunidades y la implementación de la paz, son medidas clave para hacer frente a estos problemas”.