UNA INICIATIVA DE INCLUSIÓN
"Zarzuela para sordos y oyentes": un viaje al interior de una cultura

Foto cortesía

“Existimos y aquí estamos”, es la razón por la que Ana María Martín Siabatto se aventuró a realizar una "Zarzuela para sordos y oyentes", una puesta en escena expositiva que llevará a los espectadores a una travesía por la cultura de la comunidad con discapacidad auditiva de Colombia.

Esta experiencia inclusiva, que estará disponible hoy de 10:00 a.m. hasta las 5:00 p.m. en la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, busca visibilizar las potencialidades artísticas de la comunidad sorda y su cultura, promoviendo la realización de proyectos inclusivos, así como la creación de espacios que permitan la interacción de personas sordas y oyentes.

“Este proyecto es una manifestación y una postura de que estamos aquí, que hemos estado resistiendo como comunidad minoritaria por el reconocimiento de nuestra lengua, de nuestra minoría lingüística, y nos presentamos ante ustedes para que vean que existimos y que lo que hacemos es valioso y tiene cabida dentro de la oferta cultural colombiana”, le expresó en entrevista a EL NUEVO SIGLO Ana María, creadora de esta experiencia.

Representaciones simbólicas

Para esta puesta en escena, a través de talleres y laboratorios interdisciplinares, 14 artistas colombianos, bajo la producción de Nicolás Forero, dirección general de Martín Siabatto y dirección escénica de Dahian Núñez, se involucraron en la adaptación de la escena "Cabildo de Reyes" de la zarzuela "María la O".

Esta obra retrata la celebración de un grupo de esclavos cubanos, quienes festejan el día de reyes e invocan a sus ancestros; desde la vivencia adquirida al interior del proyecto y manteniendo la composición del autor Ernesto Lecuona, los artistas han creado su propio concepto de ritual desde un imaginario sordo.

“Dentro de la escena que compusimos hay representaciones simbólicas de la comunidad sorda porque cada artista creó su personaje a su manera. Nosotros nunca quisimos decirles cómo deberían representar su personaje, sino que buscamos que ellos mismos encontraran su representación de lo que iban hacer, desde lo que ellos querían expresar”, señaló Martín a este Diario.

Como parte de la propuesta artística desarrollada, la directora del documental, Lina Paola Gasca Martín, buscó plasmar en el mismo y en una exposición fotográfica la realidad de los artistas sordos del proyecto, su experiencia en torno a la música, los sonidos y la sociedad.

Ana María señala que “el espectador se podrá encontrar con una exposición fotográfica que retrata esas barreras de comunicación en las expresiones artísticas que enfrentan las personas sordas y a través del documental van a ver la realidad de cada uno de los participantes sordos que se encuentran allí a través de una experiencia auditiva que permitirá conocer cómo escucha una persona con audífonos o implantes cocleares. Esta es otra intención, mostrar la diversidad que hay en la comunidad”.

Así mismo, afirma la cantante que parte de esta experiencia incluye un cuarto oscuro, donde se exhibirá el proceso de realización de la zarzuela como resultado de esta investigación artística.



Barreras por romper

Martín es una persona sorda oralizada con pérdida total en el oído derecho y restos auditivos en el oído izquierdo. Esto le permitió desarrollar el aprendizaje musical a través de la memoria muscular y la vibración. Además, ha participado en montajes de ópera y zarzuela de la Fundación de Arte Lírico de Bogotá en el teatro Cafam Bellas Artes, y a su vez en el Festival Ópera al Parque 2019.

Ha labrado un camino con su pasión por demostrar el talento de esta comunidad; por ello, creó esta propuesta de "Zarzuela para sordos y oyentes", que fue ganadora de la beca de investigación y creación del Programa Distrital de Estímulos para la Cultura 2020 y de la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

Así fue como este proyecto pasó de ser un sueño a la realidad en un escenario. Una iniciativa que se gestó cuando esta cantante lírica con discapacidad auditiva entró a la Universidad Pedagógica.

Esta idea surge de mi propia experiencia como persona sorda. Fue un proceso muy difícil dentro de la academia encontrar las formas de aprendizaje para que pudiera ejercer como cantante lírica. Estudio en la Universidad Pedagógica Nacional y allí al tener contacto con personas sordas me empiezo a dar cuenta de una identidad sorda, una comunidad y que las personas sordas son privadas muchas veces de la cultura y del arte, porque no está pensado para ellos. De allí nace el deseo de realizar un proyecto de investigación, en el cual incluyera en el género de la zarzuela, personas sordas y oyentes”, recordó la artista.

Con el desarrollo de este proyecto se evidenciaron las barreras que deben superar diariamente las personas sordas en entornos académicos y en la sociedad, en relación a sus sueños artísticos.

 Así lo indicó Ana María, quien confirmó que con esta experiencia “el espectador podrá adentrarse en esa realidad sorda, en la problemática de los artistas sordos y de los obstáculos que encuentran frente a una sociedad que no comprende su realidad y que es casi que un esfuerzo sobrehumano de una persona sorda poder incluirse y adaptarse a estos proyectos culturales en una sociedad que no le brinda los espacios”.

Por su parte, David García, director general de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, comentó que “Para nosotros es muy importante propiciar estos espacios y oportunidades para las personas con discapacidad. Este no es el único proyecto que tenemos en la Orquesta en el que contamos con personas con capacidades diversas, también está el Coro de Manos Blancas y el Proyecto de Formación Musical, donde los más pequeños encuentran un espacio que lo sienten propio”.