Colombia cierra el año con 91 especies de frailejones

/Fotos María Teresa Becerra

La historia evolutiva del emblemático frailejón (Espeletia) se remonta a cerca de 2,5 millones de años. Este género de plantas contiene hoy 139 especies, posicionándose como uno de los más diversos de los páramos, incluyendo variedad de formas de vida: árboles, arbustos, rosetas.

De acuerdo con el Instituto Humboldt, particularmente en Colombia se encuentran 91 especies de frailejones, ubicadas principalmente en la Cordillera Oriental en donde hay más del 80% de las especies presentes en el país.

Señala el informe del Humboldt que la nueva especie fue hallada en el Páramo de Ocetá, en el departamento de Boyacá. Justamente allí se encuentran cerca de 50 especies de frailejón: se trata de Espeletia ocetana. Una especie muy similar a Espeletia jaramilloi de la que se distingue fácilmente por sus tallos altos, hojas más anchas con una relación longitud - ancho de la hoja más pequeña, vainas más largas y capítulos - lo que se conoce popularmente como flor - con una estructura diferenciada.

Indica que a diferencia de Espeletia jaramilloi, la población de esta nueva especie prefiere hábitats húmedos. 

De acuerdo con María Teresa Becerra, investigadora del Instituto Humboldt, se analizaron veinte individuos, población que fue recolectada entre 2019 y 2020 cerca de San Ignacio en el municipio de Mongua.

“Las descripciones morfológicas de estas muestras se basaron principalmente en material seco, aunque algunos rasgos relacionados con tallos y rosetas se midieron directamente en el campo, mientras que las descripciones y dibujos de los capítulos y sus elementos se hicieron a partir de muestras conservadas en etanol”, explicó.

La Espeletia ocetana es abundante en la localidad donde fue ubicada, lo que demuestra que este ecosistema está relativamente bien conservado. Sin embargo, al estar fuera de los límites del Parque Natural Regional Siscunsí Ocetá, podría estar expuesta a amenazas crecientes como el pastoreo, dado que la población reportada se encontró en terrenos cercanos a vías, campos agrícolas abandonados y otras áreas afectadas por actividades humanas.


Le puede interesar: Quemas controladas compensarían emisiones de carbono humanas


Según indica Becerra, serán necesarios estudios complementarios para conocer adecuadamente su distribución geográfica, sus requisitos ecológicos y sus afinidades filogenéticas con otras especies.

Los páramos son territorios que están por descubrirse. “Seguramente el número de especies de frailejones irá en aumento en la medida en que podamos explorar y conocer mejor ecosistemas, territorios que históricamente han sido de difícil acceso, entre otras razones, por el conflicto armado y las lejanías”, concluyó la investigadora.

Los frailejones son sin duda las plantas más representativas e importantes de los páramos colombianos. Por su densidad y abundancia, su aporte a la biomasa, sus numerosas interacciones ecológicas y los servicios ecosistémicos que prestan, los frailejones son considerados especies clave para el sostenimiento del ecosistema de páramo. Sin embargo, estas carismáticas plantas enfrentan una serie de amenazas, incluyendo la destrucción de su hábitat por cambio de uso del suelo y quemas, la disminución de su nicho por cambio climático, y nuevas interacciones con otras especies que pueden poner en riesgo su supervivencia.

El dato

Espeletia ocetana (Asteraceae), se encuentra a unos 3500 msnm en el Páramo de Ocetá, Mongua, departamento de Boyacá, Colombia. La nueva especie presenta un hábito de roseta caulescente (0,7–1,8 m de altura), hojas sésiles, láminas foliares elípticas con indumentum grisáceo, capitulecencias tiroideas bracteadas robustas que se extienden lateralmente desde la roseta, cada una con 16–37 (–69) capítulos, filiarios externos 14,2– 31.1 mm de largo y flósculos radiales de 13.9–21.3 mm de largo dispuestos en series de 2.0–2.9.