Primer colegio de A. Latina con certificación LEED está en Bogotá

Cortesía
La institución dispone de temperatura y renovación de aire para bajo CO2, todo controlado automáticamente, aislamiento acústico entre espacios con pisos, cielorrasos y ventanas acústicas. 

 

Los proyectos ambientales y sociales que organiza el Colegio Rochester a través de su Comité de Sostenibilidad, como sembrar en la huerta, construir un vivero de plantas nativas con botellas de plástico, adecuar un canal cercano para que el agua pueda fluir sin barreras y los mensajes que difunde a través de sus redes sociales paras crear conciencia ambiental, le valieron un reconocimiento LEED.

La certificación LEED, una de las de mayor aceptación mundial, verifica la cualificación de edificaciones según los parámetros del USGBC (United States Green Building Council, el Consejo Mundial de la Construcción Sostenible). El sistema se compone de un conjunto de normas para conseguir la sostenibilidad en edificios de todo tipo, a través de la reducción en el consumo agua, mayor eficiencia energética, empleo de energías alternativas, mejora de la calidad ambiental interior, desarrollo sostenible de los espacios libres y selección de materiales sostenibles, entre otros.

¿Qué hace al Rochester un colegio realmente sostenible? Bajo consumo de agua potable, dispone de una planta innovadora de tratamiento de aguas residuales con la que no se contaminen cuerpos de agua naturales y se recicle el agua; bajo consumo de energía eléctrica; producción de energía eléctrica fotovoltáica en dos arreglos de 20 KW; calentamiento inteligente con energía solar de las dos piscinas y los dos vestieres del centro acuático. Iluminación natural indirecta e iluminación automática LED de bajo consumo y sin mercurio, además de una vista preciosa desde cada aula.

Así mismo, dispone de temperatura y renovación de aire para bajo CO2, todo controlado automáticamente, aislamiento acústico entre espacios con pisos, cielorrasos y ventanas acústicas, mobiliario pedagógico de bosques reforestados que facilitan la conversación e interacción y pintura y pegantes que no contaminan el aire.

Reconocimiento

El pasado 6 de febrero, en las instalaciones del Colegio, al norte de Bogotá, se llevó a cabo una ceremonia no solo para conmemorar los 60 años de su fundación, sino también para recibir de manos de la doctora María Fernanda Londoño, Ministra de Minas y Energía, el reconocimiento por haberse consagrado, en cuerpo y alma, como un colegio comprometido con el medio ambiente y el planeta.

Juan Pablo Aljure, Presidente de la Fundación Educativa Rochester, habló sobre la misión del colegio en estos años.

Exactamente, ¿en qué consiste la Certificación LEED Gold que recibió el colegio?

“En el año 2000, el Consejo de Construcción Sostenible de los Estados Unidos, estableció el sistema de calificación Leed como una manera de definir y monitorear "edificios verdes”.  Leed (Leadership in Energy and Environmental Design) es un sistema de certificación de reconocimiento internacional donde la verificación es proporcionada por terceros y mide la manera como un edificio o comunidad se desenvuelve a través del tiempo. La certificación se obtiene gracias a un constante monitoreo de datos que son importantes, como por ejemplo, la eficiencia en consumos de energía, la eficiencia en consumos del agua, la reducción de las emisiones de CO2, la alta calidad de espacios interiores y ambientes sanos, la administración de los recursos y la sensibilización sobre sus impactos. La suite de sistemas de clasificación Leed está diseñada para abordar el ciclo de vida de los edificios.

Cada sistema de clasificación proporciona un marco conciso para identificar e implementar soluciones prácticas y medibles de construcción verde. Los puntos Leed se otorgan en una escala de 110 puntos, los cuales están ponderados para reflejar sus potenciales impactos ambientales. Un proyecto debe satisfacer requisitos específicos y obtener un número mínimo de puntos para ser certificadas. Los niveles de certificación, con base en el número de puntos, son: Certificado, Plata, Oro y Platino y el Colegio Rochester tiene la certificación Oro”.

¿También se asumen responsabilidades con dicha certificación?

“Para lograr la certificación LEED, la institución debió cumplir y soportar varios requerimientos exigidos por el USGBC. Está información está relacionada con la implementación de estrategias sostenibles en la ubicación del proyecto, la energía y la atmósfera, la eficiencia hídrica, los materiales y los recursos, la calidad del aire al interior de las edificaciones, la innovación en operaciones y los créditos regionales. Cada uno de los requerimientos tenían una serie de criterios que debían poseer evidencias concretas acerca de cómo el proyecto del Colegio cumple con lo solicitado por el USGBC con relación a mitigar los impactos en el entorno durante la construcción de las edificaciones.

Una vez se terminó la construcción y entramos en operación, en la Institución se empezó a  monitorear y tomar datos sobre su desempeño a través del tiempo y a redactar una serie de documentos y políticas sostenibles con las cuales el Rochester se responsabiliza sobre su efectividad en la implementación del sistema de gestión ambiental”.

¿Hay otro colegio en América Latina que la haya obtenido?

“El Colegio Rochester fue la primera institución que obtuvo la certificación LEED en la América Latina y la primera en recibir el reconocimiento  LEED ORO. En Chile se encuentra otro colegio con la certificación LEED ORO, a la cual se le otorgó un par de año después de nosotros. Actualmente, hay una institución educativa de carácter oficial cerca a Yumbo, en el Valle del Cauca, que recibió la certificación LEED”.

¿Cómo se lleva este compromiso con el medio ambiente a los estudiantes y a la comunidad Rochester?

“Uno de los pilares del Colegio Rochester es el Ambiente Sostenible y Sano, donde se evidencia el compromiso del Colegio en este campo. No solamente contamos con una infraestructura de alto desempeño en sostenibilidad, eficiente energéticamente, con tratamiento del 100% de sus aguas residuales, sino que también el campus cuenta  con espacios adecuados en términos de acústica, confort y alta calidad del aire que se transfiere a la salud del general de los usuarios. Adicional a esto, la totalidad del Colegio se diseñó como un aula de aprendizaje, de forma tal que los estudiantes no solo aprenden de sostenibilidad en su currículo específico, sino que conviven día a día con estrategias que les permiten una rápida concepción de que ser sostenibles es no solo necesario, sino posible”.

¿El Rochester también está adelantando proyectos de sostenibilidad en otras zonas del país?

“Fundamentado en los pilares de la sostenibilidad y a partir de la experiencia adquirida en el proceso de diseñar, construir y operar un colegio LEED, hemos concebido tres líneas de acción para proyectos en otras zonas, así:

a. Conservación de biodiversidad, apoyando los proyectos de especies referentes de vulnerabilidad como son el Oso Andino y Tití Cabeciblanco, que a su vez, son especies asociadas a ecosistemas prioritarios.

b. Educación: La necesidad de un segundo idioma, permite al Colegio desarrollar el programa de “Inglés para Todos, Bilingüismo para la Comunidad”, donde se apoya a 46 niños de la Institución Educativa Fusca, que hace parte de la zona rural del municipio de Chía en Cundinamarca, la cual es de carácter público.

C. Solidaridad, tanto al interior de la comunidad rochesteriana educando y apoyando en temas de emprendimientos y al exterior, apoyando fundaciones como Operación Sonrisa y Fundación FEL.